Lo último

Antonio Pampliega: “Mi trabajo es mostrar el horror [de la guerra] para que no caiga en el olvido”

Antonio Pampliega es periodista freelance. Tiene 33 años y lleva 7 cubriendo guerras. Hace el cálculo: analiza un conflicto para cubrirlo y mira el modo de financiar su trabajo con la idea de vendérselo a los medios. “Cuanto más peligroso sea el conflicto, menos competencia”, dice. Y así es: ha cubierto al menos durante 4 años la guerra en Siria, un conflicto por el que no “apuestan” los medios españoles. Hasta hace unas semanas. Cuatro emite el programa Infiltrados, en el que A. Pampliega participa.

Seguir el trabajo de Antonio es asomarse al abismo en el que cae la especie. También del que se levanta. Publica su trabajo, lo muestra, nos exige mirar, pero no lo exhibe todo como un espectáculo: “he visto cosas que ningún ser humano debería ver”. Este vídeo, resumen de sus últimos cuatro años en Siria, es una prueba dura de ello:

En una entrevista previa al programa piloto de Infiltrados, dijo: “Cuando vuelvo tengo que ir al psicólogo. Por las noches lloro y hablo solo porque lo recuerdo todo, los llantos, los sonidos. Son fantasmas que se quedan conmigo y los acoplo a mi vida habitual como puedo. Yo tengo la suerte de poder volver a mi casa; los sirios ya no. Y nunca voy a dejar de denunciarlo”

¿Por qué sigue yendo a la guerra? Para denunciar el horror y que no caiga en el olvido, dice.

Teníamos muchas preguntas, pero un tiempo limitado. La mejor respuesta, en todo caso, nos la da con su trabajo.

Entrevista a Antonio Pampliega

Military Base.

Military Base.

¿Cuál es tú método para cubrir una guerra?
Lo primero que calibro y valoro es si hay muchos periodistas cubriendo el conflicto. Al ser freelance no puedo arriesgarme a perder dinero en una cobertura. Cuanto más peligroso sea el conflicto menos competencia…

Y una vez elegido destino trato de documentarme todo lo posible sobre el conflicto. Leer. Leer. Y leer. Y sobre terreno tratar de buscar historias cercanas para que cualquier persona pueda sentirse identificada.

¿Cómo lidias con los medios?
Después de siete años cubriendo guerras ya tengo mi cartera de clientes. Hace tiempo que me cansé de pelearme con los medios, me harté de que me regatearan por los reportajes o por las fotografías. Sólo trabajo con medios con los que tengo una relación consolidada.

¿Qué te ha enseñado la guerra de Siria?
Que la maldad del Ser Humano no conoce límite. También me ha enseñado a ser, o tratar de ser, mejor periodista. Tratar con respeto a las víctimas. Empatizar con ellas. Estar a su lado y ayudarlas si es necesario. Me ha enseñado a ser persona antes que periodista.

¿Hay buenos y malos?
No. En las guerras hay dos bandos que se matan salvajemente y en medio de los dos, los civiles. La misión del periodista es estar junto a los civiles y no posicionarse en ningún bando porque ambos son escoria y serían capaces de matar civiles sin pestañear.

¿Por qué decidiste cubrir guerras?
Una persona no decide cubrir una guerra hasta que está en una y calibra si vale o no vale para cubrirlas. Cuando yo estudiaba en la Universidad coincidió el 11S, la guerra de Afganistán, la invasión de Irak… Era un momento donde las guerras estaban en boca de todo el mundo. Mi motivación la encontré en las aulas gracias a la pasión de uno de mis profesores.

Hoy en día… Mi motivación es denunciar lo que la humanidad no quiere ver. Mi trabajo es mostrar el horror para que no caiga en el olvido. Tratar de levantar ese velo de oscuridad para que el mundo sea consciente de lo que ocurre de verdad en las guerras. Y, por supuesto, para que los criminales de guerra acaben siendo juzgados y encarcelados por las atrocidades que han cometido.

¿Qué errores, como periodista, no cometerías ahora?
Los errores no tienen por qué ser malos. De los errores siempre se puede aprender. Pero, principalmente, pensar que un medio de comunicación me va a ofrecer un puesto de trabajo. Esa idea estúpida y romántica la eliminaría de inmediato, idea por la cual eres capaz hasta de regalar un reportaje pensando que el medio en cuestión te acabará recompensando….

Otro error que no cometería sería el de darme excesivo protagonismo. Cuando empezaba en esto creía que lo importante era yo. Ahora, después de siete años y muchas guerras a mis espaldas, me he dado cuenta de que yo sólo soy un pequeño eslabón en la cadena y quienes realmente importan son las personas que salen en mis reportajes.

¿Qué cualidades debería tener un buen periodista?
Honestidad, empatía y respeto. Sin esos valores uno no puede ser periodista.

¿Qué crees que le falta al periodismo en España?
Le falta apostar por la gente joven. Invertir en buen periodismo. Pagar por reportajes de calidad. Dejar de fusilar notas de agencia y firmarlas como si fueran propias…

En Deir Ezzor (Siria).

En Deir Ezzor (Siria).

¿Qué les dirías a los periodistas que empiezan?
Que no dejen que nadie les robe su sueño.

¿Algún mensaje positivo sobre la naturaleza humana, incluso en tiempos de guerra?
Sólo un ser humano es capaz de salvar a otro ser humano. En las guerras he visto a mucho hijo de puta hacer barbaridades, pero también he visto a buenas personas jugarse la vida por ayudar al prójimo.

Más información

Javier Rodríguez Godoy
Acerca de Javier Rodríguez Godoy (15 artículos)
Humanista y curioso. Puedes seguirlo en Twitter y Google+

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Antonio Pampliega en vidasajenas.es | Realidad y ficción

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*