eloymartinez

Decálogo del periodista, según Tomás Eloy Martínez

In Periodismo by Javier Rodríguez Godoy0 Comments

El patrón de los periodistas en España es San Francisco de Sales. Se conmemora el Día del Periodista en España el día del santo: el 24 de enero. Pero hoy, 7 de junio, Twitter ha extendido el Día del Periodista en Argentina a nuestro país.

Me parece bien.

El motivo por el que celebran tal día en Argentina nada tiene que ver con el santoral. En 1810, un 7 de junio, se fundó La Gazeta de Buenos Aires. Detrás de la fundación del primer periódico argentino, un nombre: Mariano Moreno.

Mariano Moreno impulsó, además del periodismo, las ideas y anhelos de la Revolución de Mayo argentina. En aquel año convulso, 1810, los argentinos recuperaron Buenos Aires para sí, hasta entonces capital dependiente de un virreinato español. Es decir: olvidamos de este lado que fueron una colonia sometida.

La Corona francesa de los borbones no se ha impuesto en ningún sitio, excepto en España.

Ha tenido que venir el Día del Periodista a recordarnos un deshonroso pasado, eliminado de las páginas de nuestros libros escolares de Historia. Quizás con plena consciencia.

Viene a cuento la historia de los españoles y los argentinos, de los santos y el periodismo, porque ese conocimiento nos acerca al otro. La empatía es el último consejo de Tomás Eloy Martínez, periodista narrativo argentino, de su decálogo del periodista.

Decálogo del periodista

  1. El único patrimonio del periodista es su buen nombre. Cada vez que se firma un artículo insuficiente o infiel a la propia conciencia, se pierde parte de ese patrimonio, o todo.
  2. Hay que defender ante los editores el tiempo que cada quien necesita para escribir un buen texto y el espacio que necesita dentro de la publicación.
  3. Una foto que sirve sólo como ilustración y no añade información alguna no pertenece al periodismo. Las fotos no son un complemento, sino noticias en sí mismas.
  4. Hay que trabajar en equipo. Una redacción es un laboratorio en el que todos deben compartir sus hallazgos y sus fracasos, y en el que todos deben sentir que, lo que le sucede a uno les sucede a todos.
  5. No hay que escribir una sola palabra de la que no se esté seguro, ni dar una sola información de la que no se tenga plena certeza.
  6. Hay que trabajar con los archivos siempre a mano, verificando cada dato y estableciendo con claridad el sentido de cada palabra que se escribe.
  7. Evitar el riesgo de servir como vehículo de los intereses de grupos públicos o privados. Un periodista que publica todos los boletines de prensa que le dan, sin verificarlos, debería cambiar de profesión y dedicarse a ser mensajero.
  8. Hay que usar siempre un lenguaje claro, conciso y transparente. Por lo general, lo que se dice en diez palabras siempre se puede decir en nueve, o en siete.
  9. Encontrar el eje y la cabeza de una noticia no es tarea fácil. Tampoco lo es narrar una noticia. Nunca hay que ponerse a narrar si no se está seguro de que se puede hacer con claridad, eficacia, y pensando en el interés de lector más que en el lucimiento propio.
  10. Recordar siempre que el periodismo es, ante todo, un acto de servicio. Es ponerse en el lugar del otro, comprender lo otro. Y, a veces, ser otro.
Síguenos
Join over 3.000 visitors who are receiving our newsletter and learn how to optimize your blog for search engines, find free traffic, and monetize your website.
We hate spam. Your email address will not be sold or shared with anyone else.

Leave a Comment