García Márquez: “Aprendí a escribir cuentos escribiendo reportajes”

In Periodismo by Javier Rodríguez Godoy0 Comments

El periodismo puede ser una forma de arte. No una forma bastarda de la literatura, sino una categoría artística independiente, firme, como lo ha sido la pintura, la música o el cine o la escultura.

Que la literatura y el periodismo trabajen con el mismo material, las palabras, no significa que una debe subordinarse a la otra. La realidad tiene el mismo valor que la ficción. Es cierto: se copian, se miran de reojo, pero tanto la literatura como el periodismo aspiran a vivir su propia vida, por decirlo humanamente.

Cuando García Márquez ya no tenía que demostrar nada más, y justo después de publicar El amor en los tiempos del cólera, le dio por entusiasmarnos con ese libro de no ficción: Miguel Littin, clandestino en Chile.

García Márquez cofeccionó en paralelo la ficción y la no ficción, en 1955, Relato de un náufrago, que publicó por entregas en El Espectador (Bogotá), y El coronel no tiene quien le escriba.

Creó la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, responsable de Martín Caparrós, Alberto Salcedo Ramos, Juan Villoro, Alma Guillermoprieto. Al respecto, Leila Guerriero dice que “es difícil pensar el estado de la no ficción en América Latina sin tener en cuenta ese gesto de García Márquez”. El gesto de crear la Fundación, cuando ya lo había creado todo para él. “Gabo” también compró el periódico Cambio y no renunció al periodismo por haber llegado a la literatura. Es más, señaló que aprendió “a escribir cuentos escribiendo crónicas y reportajes”. Si en la mente del maestro estuvo subordinado una de las dos disciplinas, sería la literatura.

Cuanto más se conoció a García Márquez por sus ficciones, más empeño puso en su periodismo.

En vidasajenas.es leemos a García Márquez como científicos: lo diseccionamos. Lo hacemos para aprender a componer historias reales. Lo hacemos con Relato de un náufrago, cómo no, del que muchos piensan que es ficción, pero sobre todo con los Textos costeños: su obra periodística reunida.

Quisimos diseccionar al maestro con otra obra, Gabo periodista, pero fue imposible encontrarlo, ni siquiera en México.

O sea, que lo hacemos al revés que él: leemos literatura para aprender periodismo.

Síguenos
Join over 3.000 visitors who are receiving our newsletter and learn how to optimize your blog for search engines, find free traffic, and monetize your website.
We hate spam. Your email address will not be sold or shared with anyone else.

Leave a Comment