Mecenas en España

Gracias mecenas. Y adiós

In Blog, Sobre vidasajenas.es by Javier Rodríguez Godoy0 Comments

No podemos seguir con el mecenazgo en vidasajenas. Después de investigar con un abogado la Ley de Mecenazgo, podríamos incurrir en un delito por percibir donaciones que no podemos declarar porque no somos trabajadores autónomos. No somos autónomos porque tendríamos que endeudarnos para pagar la cuota.

Ahora, la ventaja de los mecenas será la ventajas de los suscriptores a nuestro boletín de novedades: podrán ver nuestros vídeos 48 horas antes que los demás. Guardamos, eso sí, una sorpresa para los que nos apoyaron.

En nuestro primer año, conseguimos que seis personas apoyaran el proyecto. Gracias a ellos, pudimos cubrir los gastos de servidor y mantenimiento web. Ellos son personas cercanas, queridas, además de seguidores del proyecto. Gracias Elena, Xabi, Abel, Gus, Lluisa, Pepe.

Teníamos ideas para llegar a más gente porque pensamos que el proyecto vale la pena. Teníamos ganas de contar con apoyo externo, soluciones para aliviar algunas cargas.

Y vamos a guardar esas ideas a la espera de que algún gobierno español apoye la cultura no sólo implicándose, sino eliminando las trabas de los que intentan construirla.

Qué habría sido de La Eneida de Virgilio o del Carpe diem y la dorada medianía de Horacio sin Cayo Cilnio Mecenas. Qué habría sido de nuestra cultura sin las grandes cantidades de deseo y entusiasmo de creadores y filántropos. Por supuesto, no somos ni Virgilio ni Horacio. Sólo gente que lo intenta.

En un documental de RTVE de 2012 se preguntaban: “¿Existen los mecenas?”. No.

Los proyectos culturales no dan beneficio económico inmediato. Lo sabemos. Vivimos, como nos revelará el protagonista de un reportaje que está por llegar, en la dictadura del beneficio. La cultura no da dinero, sino algo más básico: ayuda a comprender el mundo, a criticarlo y, lo más básico, a modificarlo para construir algo mejor.

España es un país de vergüenza. Podría pedir a los novios de la boda la fiscalidad de sus regalos.

Nosotros seguiremos, a su pesar, con más ganas todavía.

¿Nos sigues?

Leave a Comment