Miguel Noguera

La peor entrevista a Miguel Noguera

In Blog by Javier Rodríguez Godoy0 Comments


Pudimos entrevistar a Miguel Noguera mucho mejor, claro, pero nunca tuvimos voluntad de hacer un mal trabajo.

En esta entrevista de Ctxt hay poco contenido y mala intención. El periodista entró en la caseta en la que Noguera firmaba libros con el objetivo de que dijera el nombre de su marca. Nada más. No hay interés por la persona ni por el personaje. Quizás estaba forzado a ello. No sabemos. Pero nos importa menos el periodista (que tendrá sus razones) que el resultado.

Como aprendemos de los malos libros tanto como de los buenos, también queremos aprender de esta entrevista. Estos son los consejos que nunca vamos a seguir y que sacamos de la peor entrevista a Miguel Noguera.

Miguel Noguera

1. Que hable el muñeco

El entrevistado no es un hombre: es una etiqueta. En este caso, es un humorista que debe hacer gracia. Como los bufones de la corte. Trata de no investigar al entrevistado y acude a la cita sin prepararte. Si no has concertado una cita, mejor.

2. El contexto lo es todo. Pero la marca es más

Busca un lugar ruidoso en el que puedas interrumpir la actividad. Si es una caseta de libros, acude a empujones y no respetes la firma de libros del autor a los lectores. Este contexto es importante, así que procura que el espacio sea lo más incómodo posible para el entrevistado. De cualquier modo, tu objetivo es que el protagonista diga el nombre de tu marca para promocionarla. Cuanto más famoso sea el entrevistado, menos necesidad de prepararse las preguntas. Si pronuncia el nombre de tu marca, la entrevista cumplirá su objetivo.

3. Hazte el gracioso

Ser periodista es vocacional. Si tienes la vocación, también encontrarás el modo de hacerte el gracioso. Si te dicen que no eres así, que no lo logras, que valoran el esfuerzo pero que no consigues sacarles una sonrisa en toda la tarde, no te rindas. La constancia es uno de los pilares del oficio. Trata de asimilar el humor del entrevistado al tuyo, de tal modo que la audiencia no sepa quién pregunta y quién contesta.

4. No escucho

Básico. Tu trabajo es arrancarle la marca de tu medio al entrevistado y mostrarte como un hombre que sabe tanto que no necesita las respuestas del protagonista. Aparenta interés, pero no te lo creas. Muestra conocimiento, pero más que el entrevistado. Pregunta, pero antes de que termine su respuesta. Se lo puede tomar mal, pero aprenderá quién importa de verdad en la entrevista.

5. La incomodidad

Cuanto más incomodes al entrevistado, más rápido conseguirás una reacción desproporcionada. A la audiencia le encanta ver a un famoso perder los papeles. Huye del respeto y obtendrás visitas. Conseguirás, de paso, la sensación de incomodidad simultánea en el espectador. Los humanos solo recordamos emociones. Si consigues que el espectador sienta algo, aunque sea vergüenza, te recordará durante mucho tiempo. Como el fayri, la incomodidad cunde más de lo que cuesta conseguirlas.

***

El periodista Cristopher J. Harper recomendó en Quora algunos consejos para entrevistar. Algunos de ellos me parecen obvios y relevantes para este caso: escuchar al entrevistado y no sentirse tan importante.

Harper añadió, además, que es recomendable buscar los comentarios sobre la entrevista que se ha realizado y que no se tome mal las críticas. Podrá aprender, si quiere, o podrá confirmar que ha abandonado los principios del oficio.

El País publicó un .pdf sobre cómo entrevistar. Es un manual para estudiantes que nosotros consultamos, entre otros. Muy sencillo y gratuito. Lo dejamos aquí, por si alguien quiere leerlo.

Leave a Comment