vidasajenas.es migra de servidor

Migrante no hay dominio, se hace dominio al andar

In Blog, Sobre vidasajenas.es by Robert Macià0 Comments

vidasajenas.es migra de servidor

Migramos a un servidor más y mejor.

Se comenta en los bares que este proyecto va de aprender. Yo, viendo el culo vacío de algún vaso, creo que también va de transparencia. De decirle a los demás: “Hola, somos nosotros y hacemos esto”. Así que voy a contaros el último “esto”. Un “esto” de superación, del hombre contra la memoria, del hombre contra la máquina y del hombre contra el tiempo.

Superación

Para superarse primero hay que haber hecho algo. Ese algo fue hace dos años, cuando Javi vino y me dijo “Tío, tengo una idea. ¿Me ayudas?”, y se montó este invento que llamamos vidasajenas.es. Mi primer consejo fue fácil. No te compliques. Hacemos un WordPress. Sabiendo con la materia prima que trabajábamos, empezamos a buscar un almacén dónde guardarla, lo que en el mundo de Internet se conoce como un hosting.

Y ahora llega la historia de superación. La del momento en que le digo a Javi: “Podemos tener un hosting con más prestaciones y más barato”. Más prestaciones es algo que uno asocia a un coche, pero para un hosting tampoco le haces un feo. Más barato no necesita explicación. Así que nos lanzamos a migrar de servidor.

Ya sé que diréis: “Como caso de superación, esto es una mierda”. Pero oiga, yo tengo que vender mi historia…

El hombre contra la memoria

Así, grosso modo, para migrar una web debes entrar en tu hosting antiguo, hacer una copia de seguridad de los datos, restaurarla en el nuevo y redirigir el dominio (luego entraremos en detalles. Por ahora, sólo aclarar que el dominio es la dirección de la página). Todo esto implica acceder a múltiples portales, cada uno con su usuario y contraseña.

Y ahí nuestro gran problema. Somos un puto desastre recordando contraseñas. Y encima no las apuntamos. En serio, lo hacemos así. Lo hacíamos así. Porque esto va de aprender y hemos puesto solución.

El hombre contra la máquina

Comentaba en el punto anterior que hemos tenido que redirigir el dominio. Es el equivalente a que hemos tenido que decir a una máquina que le diga a todas las máquinas del resto del planeta que vidasajenas.es ha cambiado de domicilio. Y lo curioso es que las máquinas en el culo del mundo sabían antes nuestra nueva dirección que las máquinas de Barcelona. Es como colgar algo en Facebook y que lo comenten todos tus contactos menos la persona que esperabas. No mintáis, sé que también os ha pasado.

El hombre contra el tiempo

Porque todo esto lo hemos hecho antes de que nos tocara renovar el hosting. Porque todo esto lo hemos hecho en menos de doce horas. Pero sobre todo porque todo esto lo hemos hecho antes de que nazca mi hija en los próximos días y pueda dedicarme a lo que importa, a lo que venimos repitiendo desde el principio: aprender y conocer vidas ajenas.

Leave a Comment