Lo último

Ojalá

federico-garcia-lorca-fosa--644x362

Dice el lamento de Lorca que hay una queja dulce. Es una queja dulce la que remonta la experiencia con la memoria y recuerda lo que pudo ser. Lo que pudo ser.

También dice el lamento de Lorca que hay miedo a perder: el calor, el cariño, el amor. Pero lo dice con palabras como “mejilla”, “aliento” o “solitaria rosa”. Solitaria rosa.

La tristeza de lorca, la queja y el miedo no son argumentos, sino imágenes. También aprendemos algo de periodismo y narración en eso. También en eso.

Nosotros nos quejamos de no poder conocer lo que habrías podido, sentimos miedo de perder la maravilla de la cultura y nos entristecemos hoy 18 de agosto, aniversario de tu muerte, querido Federico, si es que hay celebración en ello, nos entristecemos por no saber en qué túmulo dejarte las flores. Las flores.

Escuché a Martín Caparrós decir que habría que añadir más poemas a los artículos, a las publicaciones. A Marcos Ana no le preguntamos por ti, también por miedo a su derrumbe. No le preguntamos.

Este es el Soneto de la dulce queja. Es este:

Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua y el acento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.

Tengo pena de ser en esta orilla
tronco sin ramas; y lo que más siento
es no tener la flor, pulpa o arcilla,
para el gusano de mi sufrimiento.

Si tú eres el tesoro oculto mío,
si eres mi cruz y mi dolor mojado,
si soy el perro de tu señorío,

no me dejes perder lo que he ganado
y decora las aguas de tu río
con hojas de mi otoño enajenado.

Acerca de Javier Rodríguez Godoy (60 artículos)
Humanista y curioso. Puedes seguirlo en Twitter, Facebook y Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*