Lo último

¿Para qué sirven las historias?

Ni mi prima ni yo ni el resto de la familia olvidará el día en que le tajaron parte del dedo índice con un hacha. Fue un accidente. En cada reunión familiar evocamos esa historia, que ha quedado petrificada en nuestra memoria y en la de los que están por llegar a fuerza de repetirla.

Nadie se ha vuelto a quedar sin dedo, aunque si volvimos a cortar leña con hachas.

Nuccio Ordine, un pensador italiano, nos dijo que las disciplinas que no reportan un beneficio económico, como la literatura, son las más útiles. Otro pensador español, Juan José Millás, señaló que el problema de base en Occidente es la cultura y la desaparición de las Humanidades: “el saber ya solamente tiene un valor instrumental. Sirve en tanto en cuanto puedes ganarte la vida con él y se ha perdido la noción del saber para tener una visión del mundo. Para comprender, por tanto, la realidad y, en su caso, modificarla.”

En apariencia, el acto de reunión en torno al fuego para escuchar historias es puro entretenimiento, prescindible. Sí, miel para los oídos, un descanso de la cotidianidad. Nada más.

Nada más y nada menos. Sabemos que las historias tienen la capacidad de enseñar. Y en su condición valiosa de lección, las historias mueven a la emoción, al recuerdo y a la acción. Es decir, las historias tienen capacidad transformadora.

Para nosotros, ni el periodismo ni la literatura son armas del ego, sino herramientas al servicio del bien común. Como en mi familia, las historias pueden evitar accidentes, del mismo modo que también pueden estimular la cooperación o la empatía.

Algún día contaremos historias emocionantes como la de Patrick Otema, un adolescente que nunca conversó más que consigo mismo porque era sordo en Uganda. Su historia cambió cuando la historia de otro sordo, profesor de lengua de signos, se cruzó en su relato:

La historia la encontramos en muhimu.es.

Acerca de Javier Rodríguez Godoy (60 artículos)
Humanista y curioso. Puedes seguirlo en Twitter, Facebook y Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*