bob-constructor

Por qué pasamos del SEO

In Blog by Javier Rodríguez Godoy0 Comments

bob-constructor

Que nadie nos juzgue por esto: pasamos de Google porque su algoritmo no es nuestro trabajo y tampoco nos apasiona. Y para no tener que escuchar a más gurús del éxito.

¿Y a qué viene esto? Llevamos días recibiendo spam sobre formación para convertirnos en “magos del SEO”. Los SEO (Search Engine Optimization) tratan que el contenido de una web aparezca en primer lugar en las páginas de resultados de Google.

Hace algunas semanas, a propósito de la publicación del reportaje sobre Chatarras Palace, algunos blogueros nos invitaron a utilizar más palabras claves (porque había poca densidad), más negritas y más subtítulos. A nosotros nos resultó una conversación pesada, porque mientras nuestro objetivo es no aburrir al lector, el de los blogueros SEO es seducir a Google.

Nos preguntamos lo siguiente: si Google trata de saber cómo buscan y consumen información los lectores para mostrarles el mejor contenido, ¿por qué nuestra prioridad debería ser Google mientras sus algoritmos están aprendiendo?

Quiero decir que nosotros tratamos de conseguir el mejor contenido para cada historia que contamos y que Google no nos dirá cómo hacerlo. Creemos que si nosotros nos esforzamos en nuestro trabajo y Google en el suyo, tarde o temprano convergeremos.

No es solo una creencia. Este año hemos recibido más de 100.000 visitas. El año pasado, algo más de 16.000.

No quiere decir que no nos importe. Nos gustaría que nuestro trabajo fuera tan bueno y relevante como para que apareciera siempre en primer lugar. Pero no es así porque nosotros tenemos que mejorar. También Google.

Antes de que parezca un comentario vanidoso, lo explico. Google mejora para conseguir su único objetivo: “dar el mejor contenido a los usuarios”, mientras que nosotros trabajamos no para que nos encuentren, sino para que nuestros lectores “se acaben nuestras historias”.

Mientras cada una de las partes haga su trabajo, terminaremos entendiéndonos. Si un lector se acaba un reportaje, ¿no es lógico pensar que Google creerá que se trata de un buen contenido? No entenderíamos por qué debemos escribir pensando en cómo leen los ingenieros de Google si esos ingenieros tratan de leer como lo hacen las personas.

Cada vez que el algoritmo de Google se actualiza, se avanza en la forma natural que tenemos de escribir y de leer. Quiere decir que Google trata de ser menos artificial, mientras que la mayoría de técnicas SEO que conozco tratan de ser cada vez menos naturales.

Por ejemplo, hubo un tiempo en que no se aconsejaba escribir “pulsa aquí” para añadir un enlace porque Google no lo entendía como palabras clave de búsqueda. En cambio ahora se recomienda, porque “pulsa aquí” es una tendencia natural y Google ya lo sabe.

¿Y por qué las máquinas se naturalizan mientras que los hombres se artifician?

Por la prisa, imaginamos. Las técnicas SEO son efectivas y dan resultados. Entendemos que se apliquen cuando de ello depende un negocio y de ese negocio dependen los sueldos de varias familias. Cuantas más visitas, más dinero. Es fácil entenderlo. No tengo nada que decir sobre eso.

Pero en un proyecto como vidasajenas.es no tenemos prisa. Por eso renunciamos al SEO. Porque si trabajamos y aprendemos naturalmente y Google consigue leer como las personas, es inevitable que tarde o temprano alguien nos encuentre. Porque preferimos que nuestros lectores, aunque pocos, sigan un reportaje durante algo más de 8 minutos a que 8.000 lectores lean nuestros reportajes en 8 segundos.

Ya lo dijimos: poner las visitas por delante de nuestro trabajo sería como tomar drogas. Perdernos.

Parece que la última actualización de Google nos ha beneficiado, porque cada vez llegan más visitas orgánicas.

Google persigue la naturalidad y relevancia en sus resultados de búsqueda. Nosotros buscamos la naturalidad del lenguaje oral. No calculamos la densidad de una palabra clave, pero sí nos interesa la melodía, el tono o la precisión de un buen texto o un buen vídeo.

¿Tiene Google algo que decirme sobre la musicalidad de los textos? No. En cambio, un inexperto en SEO como el periodista Martín Caparrós tiene mucho que enseñarnos: sobre los versos alejandrinos, sobre los golpes silábicos, sobre la concisión.

Martín Caparrós, como tantos otros, nos señalan las causas de que un lector se apasione con una buena historia. En cambio, Google puede enseñarnos tan solo las consecuencias si su algoritmo funciona: que nos muestre de los primeros porque los lectores se quedan mucho tiempo, porque lo comparten, porque lo comentan o lo enlazan. Por eso nos manda a sus usuarios, no porque escribamos como máquinas.

A eso aspiramos y por eso nos alegra que cada uno, tanto Google como nosotros, vayamos cada uno a lo nuestro. Tampoco podríamos decirle a los ingenieros cómo modificar sus algoritmos ni los ingenieros hablarnos de lo que nos hablaría Martín Caparrós o Rodolfo Walsh o Juan José Millás.

Puede que cuanto más pasemos de Google, más fácil nos encuentre.

El éxito de la audiencia nos da igual. Perseguimos otro tipo de satisfacción: que alguien que lea nuestros reportajes en el metro se pase la parada.

Síguenos
Join over 3.000 visitors who are receiving our newsletter and learn how to optimize your blog for search engines, find free traffic, and monetize your website.
We hate spam. Your email address will not be sold or shared with anyone else.

Leave a Comment